Partidos podrían perder hasta cuatro millones de afiliados en 2020