Nápoles 2019, un bálsamo para los clavados de México