Federer arranca con el pie derecho